Vacuna recombinante contra el herpes zóster (culebrilla) - lo que usted necesita saber

Definición

El siguiente contenido se ha tomado en su totalidad de la Declaración de información de la vacuna (Vaccine Information Statement, VIS) de los CDC sobre la vacuna recombinante contra la culebrilla: www.cdc.gov/vaccines/hcp/vis/vis-statements/shingles-recombinant.html.

Información

¿Por qué es necesario vacunarse?

La vacuna viva contra el herpes zóster (culebrilla) puede prevenir la culebrilla.

La culebrilla (también llamada herpes zóster, o solo zóster) es una erupción dolorosa, generalmente con ampollas. Además de la erupción, la culebrilla puede provocar fiebre, dolor de cabeza, escalofríos o malestar estomacal. En pocas ocasiones, una infección de culebrilla puede causar complicaciones como neumonía, problemas de audición, ceguera, inflamación en el cerebro (encefalitis) o la muerte.

Los riesgos de contraer culebrilla aumentan con la edad. La complicación más frecuente de la culebrilla es un dolor neurálgico prolongado denominado neuralgia posherpética (NPH). Esta se presenta en el área de la erupción y puede durar por meses o años después que desaparece la erupción. El dolor causado por la NPH puede ser intenso y debilitante.

Los riesgos de contraer NPH aumentan con la edad. Un adulto mayor con culebrilla tiene más probabilidades de desarrollar NPH y de tener un dolor prolongado y más intenso que una persona joven.

Las personas con sistemas inmunitarios debilitados también tienen un mayor riesgo de contraer culebrilla y complicaciones de la enfermedad. 

La culebrilla es causada por el virus varicela zóster, el mismo que causa la varicela. Después de haber tenido varicela, el virus permanece en su cuerpo y puede causar culebrilla más adelante. La culebrilla no se transmite de persona a persona, sin embargo, el virus que causa la culebrilla puede propagarse y causar varicela en una persona que nunca la ha tenido o que nunca recibió la vacuna contra la varicela.

Vacuna recombinante contra la culebrilla

La vacuna recombinante contra la culebrilla proporciona una fuerte protección contra la culebrilla. Al prevenir esta enfermedad, la vacuna recombinante contra la culebrilla también protege contra la NPH y otras complicaciones.

La vacuna recombinante contra la culebrilla se recomienda para: 

La vacuna contra la culebrilla se administra en una serie de dos dosis. Para la mayoría de las personas, la segunda dosis debe administrarse de 2 a 6 meses después de la primera dosis. Algunas personas que tienen o tendrán un sistema inmunitario debilitado pueden recibir la segunda dosis 1 o 2 meses después de la primera dosis. Pida orientación a su proveedor de atención médica.  

Se recomienda que las personas que han tenido culebrilla en el pasado y las personas que han recibido la vacuna contra la varicela reciban la vacuna  recombinante contra la culebrilla. La vacuna también se recomienda para las personas que han recibido otro tipo de vacuna contra la culebrilla, la vacuna viva contra la culebrilla. El virus en la vacuna recombinante contra la culebrilla no está vivo.

La vacuna contra la culebrilla se puede administrar al mismo tiempo que otras vacunas.

Hable con su proveedor de atención médica

Dígale al proveedor de vacunación  si la persona a la que se le administrará la vacuna:

En algunos casos, su proveedor de atención médica puede decidir posponer la vacunación hasta futuras visitas.

Las personas con enfermedades menores, como un resfriado, pueden recibir la vacuna. Las personas con una enfermedad moderada o grave por lo general deben esperar hasta que se recuperen antes de recibir la vacuna recombinante contra la culebrilla.

Su proveedor de atención médica puede brindarle más información.

Los riesgos de la reacción de la vacuna

Estos efectos secundarios pueden impedir temporalmente que una persona vacunada realice sus actividades regulares. Los síntomas desaparecen por sí solos de 2 a 3 días.

Debe aplicarse la segunda dosis de la vacuna recombinante contra la culebrilla aunque haya presentado estas reacciones con la primera dosis.

El síndrome de Guillain-Barré (GBS), un trastorno grave del sistema nervioso, se ha notificado muy pocas veces después de la vacuna recombinante contra el herpes zóster. 

Algunas personas se desmayan después de procedimientos médicos, incluida la vacunación. Informe a su proveedor si se siente mariado o tiene cambios en la visión o zumbidos en los oídos.

Al igual que con cualquier medicamento, existe una posibilidad muy remota de que una vacuna cause una reacción alérgica grave, otras lesiones graves o la muerte.

¿Qué pasa si hay un problema grave?

Una reacción alérgica podría ocurrir después de que la persona vacunada abandone la clínica. Si ve signos de reacción alérgica grave (urticaria, hinchazón de la cara y garganta, dificultad para respirar, latidos cardíacos rápidos, mareos o debilidad) llame al 911 o al número local de emergencias y lleve a la persona al hospital más cercano.

Para otros signos que le preocupan, llame a su proveedor de atención médica.

Las reacciones adversas deben reportarse al Sistema de informes de eventos adversos de la vacunación (Vaccine Adverse Event Reporting System, VAERS). Su proveedor de atención médica presentará este informe o puede hacerlo usted mismo. Visite el sitio web VAERS a vaers.hhs.gov o llame al 1-800-822-7967VAERS es solo para informar reacciones y los miembros del personal no proveen asesoría médica.

¿Cómo puedo obtener más información?

Comuníquese con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC):

Referencias

Centers for Disease Control and Prevention website. Recombinant shingles VIS. www.cdc.gov/vaccines/hcp/vis/vis-statements/shingles-recombinant.html. Updated February 4, 2022. Accessed February 4, 2022. 


Actualizado: 2/4/2022
Versión en inglés revisada por: David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: HolaDoctor
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
© 1997- adam.comTodos los derechos son reservados