Tendinitis aquílea

Definición

Es una afección que ocurre cuando el tendón que conecta la parte posterior de la pierna al talón se inflama y duele cerca de la parte inferior del pie. Este tendón se denomina tendón de Aquiles. Le permite empujar con su pie hacia abajo. Usted usa el tendón de Aquiles al caminar, correr y saltar.

Nombres alternativos

Tendinitis del talón; Dolor de talón - Aquiles

Causas

Hay dos músculos grandes en la pantorrilla. Ellos generan la fuerza necesaria para empujar el pie o pararse en los dedos de los pies. El gran tendón de Aquiles conecta estos músculos al talón.

El dolor de talón casi siempre se debe a un uso excesivo del pie. En pocas ocasiones, es causado por una lesión.

La tendinitis debida a sobrecarga es más común en personas jóvenes. Puede ocurrir en caminadores, corredores u otros atletas.

La tendinitis aquílea puede ocurrir más probablemente si:

La tendinitis a raíz de artritis es más común en personas de mediana edad y adultos mayores. Se puede formar un crecimiento o espolón óseo en la parte posterior del talón. Eso puede irritar el tendón de Aquiles y causar dolor e hinchazón. El pie plano pone más tensión sobre el tendón.

Síntomas

Los síntomas incluyen dolor en el talón y a lo largo del tendón al caminar o al correr. El área puede sentirse adolorida y rígida en la mañana.

El tendón puede doler al tacto o al moverlo. El área puede estar hinchada y caliente. Usted puede tener dificultad para pararse de puntillas. Es posible que también tenga dificultad para encontrar zapatos cómodos a causa del dolor en la parte de atrás del talón.

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica llevará a cabo un examen físico. Buscará sensibilidad a lo largo del tendón y dolor en el área del tendón cuando usted se para en los dedos de los pies.

Los problemas óseos se pueden diagnosticar con radiografías.

Se puede realizar una resonancia magnética del pie si usted está contemplando una cirugía o si hay una probabilidad de que haya un desgarro en el tendón de Aquiles.

Tratamiento

Los principales tratamientos para la tendinitis aquílea NO involucran cirugía. Es importante recordar que pueden pasar al menos de 2 a 3 meses para que el dolor desaparezca.

Pruebe aplicar hielo sobre la zona del tendón de Aquiles durante 15 a 20 minutos, 2 a 3 veces por día. Retire el hielo si la zona se entumece.

Los cambios en la actividad pueden ayudar a manejar los síntomas:

Su proveedor o fisioterapeuta pueden mostrarle ejercicios de estiramiento para el tendón de Aquiles.

También pueden ser necesario que haga cambios en el calzado, como:

Los antiinflamatorios no esteroides (AINE), tales como ácido acetilsalicílico (aspirin) e ibuprofeno, pueden ayudar a aliviar el dolor o la hinchazón.

Si estos tratamientos NO mejoran los síntomas, se puede necesitar cirugía para extirpar el tejido inflamado y las zonas anormales del tendón. En caso de que haya un espolón óseo que esté irritando el tendón, se puede usar cirugía para removerlo.

La terapia extracorpórea por ondas de choque (ESWT, por sus siglas en inglés) puede ser una alternativa a la cirugía para las personas que no han reaccionado favorablemente a otros tratamientos. Este tratamiento usa ondas sonoras en dosis bajas.

Expectativas (pronóstico)

En la mayoría de los casos, los cambios en el estilo de vida ayudan a mejorar los síntomas. Tenga en mente que los síntomas pueden reaparecer si NO se limitan las actividades que ocasionan el dolor o si NO se mantiene la flexibilidad y la fortaleza del tendón.

Posibles complicaciones

La tendinitis aquílea puede hacer que uno tenga mayor probabilidad de sufrir una ruptura del tendón de Aquiles. Esta afección casi siempre causa un dolor agudo, como si lo golpearan en la parte posterior del talón con un garrote. Es necesaria la reparación quirúrgica. Sin embargo, la cirugía puede no ser tan exitosa debido a que el tendón ya está dañado.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si:

Prevención

Los ejercicios para mantener los músculos de la pantorrilla fuertes y flexibles ayudarán a reducir el riesgo de tendinitis. La sobrecarga de un tendón de Aquiles débil o tenso lo hace más propenso a padecer tendinitis.

Referencias

Biundo JJ. Bursitis, tendinitis, and other periarticular disorders and sports medicine. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 26th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 247.

Brotzman SB. Achilles tendinopathy. In: Giangarra CE, Manske RC, eds. Clinical Orthopaedic Rehabilitation: A Team Approach. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 44.

Hogrefe C, Jones EM. Tendinopathy and bursitis. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 107.

Waldman SD. Achilles tendinitis. In: Waldman SD, ed. Atlas of Common Pain Syndromes. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 126.


Actualizado: 7/25/2020
Versión en inglés revisada por: C. Benjamin Ma, MD, Professor, Chief, Sports Medicine and Shoulder Service, UCSF Department of Orthopaedic Surgery, San Francisco, CA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: HolaDoctor
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
© 1997- adam.comTodos los derechos son reservados