Displasia del desarrollo de la cadera

Definición

Displasia del desarrollo de la cadera (DDC) es una dislocación de la articulación de la cadera que está presente al nacer. Es una afección que se encuentra en bebés o niños pequeños.

Nombres alternativos

Dislocación en el desarrollo de la cadera; Displasia del desarrollo de la articulación de la cadera; Displasia congénita de la cadera; Dislocación congénita de la cadera; DDC; DDH; Arnés de Pavlik

Causas

La cadera está conformada por una bola y un receptáculo articulatorio. La bola se denomina cabeza femoral. Forma la parte superior del hueso del muslo (fémur). El receptáculo (acetábulo) se forma en el hueso de la pelvis.

En algunos recién nacidos, el receptáculo está demasiado superficial y la bola (fémur) puede salirse ya sea parcial o completamente. Una o ambas caderas pueden estar comprometidas.

La causa se desconoce. Los bajos niveles de líquido amniótico en el útero durante el embarazo pueden incrementar el riesgo de que el bebé padezca DDC. Otros factores de riesgo incluyen:

Esta enfermedad se presenta en aproximadamente 1 a 1.5 de cada 1,000 nacimientos.

Síntomas

Es posible que no haya síntomas. Los que se pueden presentar en un recién nacido pueden ser:

Después de los 3 meses de edad, la pierna afectada puede voltearse hacia afuera o ser más corta que la otra.

Una vez que el niño comienza a caminar, los síntomas pueden incluir:

Pruebas y exámenes

Los proveedores de atención pediátrica examinan habitualmente a todos los recién nacidos y a los bebés en busca de displasia de la cadera. Existen varios métodos para detectar la dislocación de cadera o una cadera que se puede dislocar.

El método más común para identificar la afección es un examen físico de las caderas, el cual consiste en aplicar presión mientras estas se mueven. El proveedor escucha para ver si hay algún chasquido, sonidos sordos o crujidos.

La ecografía de la cadera se utiliza en bebés más pequeños para confirmar el problema. Una radiografía de la articulación coxofemoral puede ayudar a diagnosticar la afección en bebés grandes y niños.

Una cadera que está verdaderamente dislocada en un bebé se debe detectar al nacer, pero algunos casos son leves y los síntomas pueden no desarrollarse hasta después del nacimiento, razón por la cual se recomienda hacer múltiples exámenes. Algunos casos leves son silenciosos y no se pueden detectar durante un examen físico.

Tratamiento

Cuando el problema se encuentra durante los primeros seis 6 de vida, se utiliza un dispositivo o arnés para mantener las piernas separadas y volteadas hacia afuera (posición de pata de rana). Este dispositivo con mucha frecuencia sostendrá la articulación de la cadera en su lugar mientras el niño crece.

Este arnés funciona para la mayoría de los niños cuando se coloca antes de los 6 meses de edad, pero es menos probable que funcione para los niños mayores.

Los niños que no mejoran o que son diagnosticados después de los 6 meses con frecuencia necesitan cirugía. Después de la intervención quirúrgica, se colocará una férula en la pierna del niño durante un tiempo.

Expectativas (pronóstico)

Si la displasia de cadera se detecta en los primeros meses de vida, casi siempre puede tratarse con éxito por medio de un dispositivo de posicionamiento (dispositivo ortopédico). En unos pocos casos, es necesaria la cirugía para reubicar la cadera en la articulación.

La displasia de la cadera que se detecta después del comienzo de la lactancia puede llevar a un pronóstico desalentador y puede requerir una cirugía más compleja para reparar el problema.

Posibles complicaciones

Los dispositivos ortopédicos pueden ocasionar irritación de la piel. Las diferencias en las longitudes de las piernas pueden persistir a pesar del tratamiento apropiado.

Sin tratamiento, la displasia de la cadera ocasionará artritis y deterioro de la cadera misma, lo cual puede ser gravemente debilitante.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su proveedor si sospecha que la cadera de su hijo no tiene una posición apropiada.

Referencias

Kelly DM. Congenital and developmental abnormalities of the hip and pelvis. In: Azar FM, Beaty JH, eds. Campbell's Operative Orthopaedics. 14th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2021:chap 30.

Sankar WN, Winell JJ, Horn BD, Wells L. The hip. In: Kliegman RM, St. Geme JW, Blum NJ, Shah SS, Tasker RC, Wilson KM, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 698.

Son-Hing JP, Thompson GH. Congenital abnormalities of the upper and lower extremities and spine. In: Martin RJ, Fanaroff AA, Walsh MC, eds. Fanaroff and Martin's Neonatal-Perinatal Medicine. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 99.


Actualizado: 2/2/2021
Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: HolaDoctor
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., unidad de negocios de Ebix, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
© 1997- adam.comTodos los derechos son reservados